Parque VDNKh de Moscú

Sin duda, recomendamos fuertemente visitar el parque VDNKh, incluso antes que el parque Gorki (aunque nosotros no fuimos).

Está justo al otro lado de la carretera del museo de la cosmonáutica, pero nosotros el primer día que fuimos ni lo vimos. Así que tuvimos que volver, porque por recomendación de otros viajeros nos dijeron que merecía más la pena que el Gorki (que ellos sí habían estado).

El parque Gorki es un lugar de encuentro para muchos ciudadanos de Moscú y a parte del ambiente el otro motivo de interés son las estatuas referentes a la Unión Soviética. Sin embargo, en el parque VDNKh el ambiente es más tranquilo, con menos gente y por la noche es una joya a las afueras de Moscú.

Puedes llegar fácilmente en metro (línea naranja), hay una estación con el mismo nombre del parque, VDNKh. Nosotros escogimos las bicis públicas que hay que dejar cada 30 minutos para que no te cobren el mínimo. Pero hemos de decir, que hubo un trozo de carretera donde no lo pasamos muy bien, especialmente por la contaminación de los coches.

La entrada es un gran arco con una figura de dos campesinos en su parte superior “Trabajador y la granjera colectiva”, destacando la agricultura del pueblo ruso.

Cruzando esta “puerta” se extiende como en un pasillo el parque VDNKh, que tiene su nombre como Exposición de los logros de la economía nacional de la URSS.

Lo primero que encuentras es el Centro Panruso de exposiciones con la figura de Lenin por delante. Con una fachada blanca, resaltan los detalles dorados y en su interior se exponen exhibiciones temporales de arte.

Pasando este primer edificio, descubres la fuente de la “Amistad de los Pueblos”. Quince estatuas de mujeres (con 4 metros de altura y 2500kg de peso) rodean el interior, cada una de ellas recubiertas de 6 kilos de pan de oro. En su conjunto representan las quince repúblicas que formaron parte de la Unión Soviética.

Siguiendo por el centro del parque a los laterales se instalan las “casas” de estas repúblicas, ya independientes. Cada una tiene detalles característicos de estos países y solo por fuera ya se ven las diferencias.

Una segunda fuente más sencilla, la “Flor de Piedra” también se ilumina de colores por la noche.

Al final del parque encontrarás el Pabellón del Cosmos, con un transbordador y avión a tamaño real.

Si estás interesad@ en la historia del espacio, pásate por el Museo de la Cosmonáutica que está justo al lado.

Si buscas bosque dentro de la ciudad, puedes acercarte al Parque Tsaritsino, con el palacio de verano de la reina Catalina, fuentes refrescantes y un bosque en el que te puedes perder entre los árboles. El parque es mucho más espacioso y tranquilo. Está pensado para promover las energías renovables y la gente que se mueve por dentro utiliza unos minibuses eléctricos. Un gran concepto en un país tan grande y con tanta repercusión en el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *